Facebook II: acoso y derribo

Hay un problema con las redes sociales: la privacidad. Que ya, que no os abro un mundo nuevo, si lo sé. Pero no me refiero a eso de denunciar a las discotecas por salir en fotos de una fiesta y que luego las cuelguen (una estupidez; te aguantas si te han cazado con cara de borracha, no haberte puesto en el photocall, querida). El problema de la privacidad es aún peor cuando nos referimos a pequeña escala. Es decir, entre ella y tú. Entre ese cabrón y tú. Entre esa pérfida a la que ahora echas de menos y tú. Estre esa persona que pasó de ti olímpicamente y tú.

Todos tenemos nuestros más y nuestros menos con alguien, y cada vez se hace más complicado el pasar de él o ella. Me imagino que todo era más fácil antes, en aquel pleistoceno en el que los novios tenían que llamar desde la cabina de la calle para que ella bajara a beber cerveza y fumar en sitios cerrados -y con 16 años todo esto (OMG)-. ¿Que alguien te puteaba? Oye, que no vuelvo a girar la rueda del teléfono para marcar tu número y punto. Si eso nos encontramos, pero como nuestros conocidos no han tenido que verse jamás, la cosa no va a mayores y aquí todos nos hacemos los locos estupendamente.

Después vino el teléfono móvil, artefacto peligroso donde los haya. Sobre todo de noche. Una perdida o un sms a destiempo puede hundir drásticamente una posible relación. “Tía, guárdame el teléfono tú… Y regáñame si ves que quiero escribir a quien tú sabes; que si no, le vuelvo a pedir que quede conmigo aunque  ya me haya dicho directamente que no ocho veces y no me haya contestado los 10 últimos sms de amor.” “Vale, tía”. Falso, lo acabarás mandando, porque huirás al baño con la excusa de llamar a tu madre; y pasarán de ti otra vez, por cierto.

Pero eso es una estupidez si lo comparamos con las redes sociales… Ah, éstas han mejorado la actividad de stalker notablemente, por favor. Por ejemplo, antes alguien podía ser “el chico ese tan mono que veo a la salida de la universidad y que creo que conoce a mi vecino; a ver si me puedo enterar de cómo le puedo conocer”.

Bobadas, juego de niños. Ahora, con Facebook, esto va así: “El guapo se llama Pepito Rodrigáñez Vázquez, aunque sus amigos le conocen como Tuti (mis amigas están averiguando de dónde procede ese mote). Tiene 27 años, ha estudiado Publicidad y actualmente está buscando trabajo. Pero por unas fotos de hace 3 años -a las que he llegado después de hacer click en otras 1500 fotos precedentes- sé que fue a un colegio francés y que en la universidad estudió con el vecino de la mejor amiga de la hija de la prima de mi tía. ¿Novia? Ahora creo que no. O sea, sale en muchas fotos con una chica bastante mona, pero por lo que he averiguado (lo tiene parcialmente abierto) ella tiene novio; pero claro, a saber, ya nadie es fiel. Sí que tiene una ex; ésa era más mona, pero ahora se ha puesto como una foca porque estuvo de Erasmus con unas amigas de amigas en Inglaterra, por eso lo sé. Pero vamos, que he visto que con él tengo varios amigos en común, así que a ver si le conozco, que no sé nada de él tampoco.”

¿Miedo? Pues eso pasa de verdad, que lo sepáis. Creo que los chicos no llegáis a tanto, pero nosotras SÍ. No tengáis ningún tipo de duda. Y la que lo niegue, miente como una bellaca (habrá excepciones, pero sois aburridas y no tenéis cabida en mi blog).

Así cómo te vas a olvidar de alguien, claro. Por lo que he podido observar, la gente tiene, más o menos asiduamente, una rutina de perfiles de Facebook que debe visitar. Pero no, no os creáis importantes si sois el objeto de deseo o de rencor, no tenéis por qué ser vosotros los cotilleados. Puede ser la otra o el otro. Esos sí que están en peligro.

Ojito. “Ha estado de vacaciones en Australia; si se creerá guay la tía pedorra. No sabes qué fotos. ¡Es que se cree guapa! Y vale, no es por nada, pero yo soy bastante más mona, ¿no? O sea, que me da igual, que haga lo que quiera con ella, pero que vamos, ha bajado bastante el nivel. Aunque bueno, que yo sospecho porque ella le dio a “Me gusta” en una canción… Que igual ni están, pero yo creo que sí, porque él es un CERDO”.

Estos diálogos, por cierto, se relatan a todas las amigas. Esto quiere decir que hay que tener siempre en cuenta la Teoría de los 6 grados de separación. Sí, hombre, esa que dice que cualquier persona puede estar conectada a otra a través de una cadena de máximo cinco conocidos. O sea, que si alguna cotilla te tiene manía, prepárate, porque también te la tienen muchas personas más. De esto que llega un punto en el que no te acuerdas de por qué tenías que odiar a X… Pero claro, si tienes esas fotos tan mona en bikini, cómo no te van a tener tirria, bonita.

Por último, está el problema de que ahora a la gente le ha dado por poner, a través de la geolocalización, dónde está en cada momento. Vamos, que te dejan en bandeja lo de hacerte la encontradiza. Principiantes… Luego tus amigas te dicen “borra el número de ese tío, así no tendrás tentaciones”. ¿Para qué? Si sólo me queda saber su temperatura corporal.

¿Qué hacer en estos casos? Opinión personal: no borres a nadie, no vayas de digna. Si eres lo suficientemente triste como para cotillear a quien no debes, asúmelo; porque como borres su perfil, tendrás que acabar pidiéndole amistad cuando lo eches de menos. Y eso es aún más patético, en serio. Y si a quien vigilas peligrosamente es el culpable de tus celos, no borres tampoco, que al enemigo mejor tenerlo cerquita.

Vaya faena, ¿eh? ¿Y ahora qué? ¿Estamos condenados a vigilar siempre a las mismas personas? No, no te preocupes. La ventaja de Facebook es que  hay mucha gente con muy poquito pudor que te agregará a las pocas horas de conocerte. Eso es bueno: no rechaces, recicla. Nunca sabes dónde puedes encontrar tu próxima víctima de acoso.

4 Respuestas a “Facebook II: acoso y derribo

  1. Fantástica.

  2. Jajajaja, muy buena la entrada, muchas verdades sobre el CaraLibro. Al fin y al cabo lo integramos las personas y por ello se parece tanto al mundo real. Acabo de descubrir este blog, se ve interesante

  3. ¡Muchas gracias a los dos!

    Garcigomez: espero que te guste el blog; lo he tenido abandonado durante un tiempo, pero quiero estar a tope otra vez. ¡Te espero por aquí!

  4. BUENISIMO. Tremendamente identificada… You know what I mean.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s