1 de septiembre

Se abre el debate (que probablemente me bloquee el blog, ya sabéis que esto se extenderá como la espuma): ¿gusta o no gusta septiembre?

A mí sí. Por ahora, claro. El hecho de que nunca haya tenido que volver al trabajo el 1 de septiembre puede, y sólo puede, que ayude. Bastante. Pero el hecho es que para mí septiembre siempre ha significado un mes lleno de cambios.

Cuando iba al cole recuerdo la emoción del último día de clases en junio, pero aún más cómo era reencontrarte con todo el mundo tres meses después. Es cierto que la emoción iba perdiéndose año a año, a medida que te exigían más y tu futuro empezaba a depender de lo que hicieras en Bachillerato (C.O.U. para los viejunos; padre, el tuyo ya ni lo controlo).

Yo nunca me cambié de colegio, así que cuando empecé la universidad no me hice pis encima y lloré corriendo hacia mi mamá por aquello de tener algún amigo en los cuatro años de carrera, pero vamos, ganas no me faltaron. En el fondo me apetecía muchísimo y en seguida me acostumbré y, sobre todo, conocí a un montón de gente estupenda.

No, yo no soy la típica que diga que septiembre mola porque no suspenda nada, de hecho jamás he pasado limpia, qué le vamos a hacer -o sea, algo se podría haber hecho, pero mira, que ya es tarde para mirar atrás-. Aún así, como todo el mundo sabe, Periodismo no es lo que se dice una ingeniería, así que durante unos días vamos a mirar el lado positivo y de paso al chico guapo que se me sienta delante en la biblioteca. Además, yo soy del plan antiguo, así que cuando acababa el infierno de los exámenes todavía me quedaba más de medio mes para el cachondeo. Y, vamos a reconocerlo, Madrid en esta época es divertidísimo, porque todo el mundo sale como si no hubiera un mañana.

¿Y ahora qué? Pues ni idea, pero sé que este septiembre me gusta. Tengo que hacer mil cosas para solicitar un máster, buscar trabajo, quedar con todo el mundo que no he visto durante el verano, volver al gimnasio… Y me gusta. Me apetece, porque es como empezar de nuevo. Probablemente el 1 de octubre os mande a todos a la mierda, pero ahora mismo estoy de buen humor.

Y esta estupidez… ¿a qué viene? Pues a que se me ha ocurrido poner en mi gran amigo Facebook algo como “Feliz 1 de septiembre”, y las fieras me han atacado. Que si vaya mierda, que si qué depresión…  Me dicen que soy optimista. Pero como algo negativo. Eso sí que es triste y no este mes. He dicho.

5 Respuestas a “1 de septiembre

  1. Septiembre siempre es la epoca del comienzo, del cambio. Como todo cambio siempre trae una parte buena y una parte mala. La epoca de pensar en el siguiente curso, en el siguiente anyo que volvera a acabar el 31 de agosto donde olvidaremos lo malo del anyo anterior.

    Todo esto para decir September rocks!

  2. Cuánta sabiduría nos llega desde London… Exacto, es una nueva etapa, y,, sobre todo, desconocida. Aunque tenga cosas malas, lo mejor es que no sabes en compensación cuánto bueno tendrá.

    Yeah, it rocks…

  3. Hermana de tu conciencia

    Aprovecha aprovecha, que quizá sea el último año que septiembre te guste tanto y pases todos esos quehaceres y todos esos cambios al 1 de enero.Por cierto yo con septiembre mantengo una gran relación de amor- odio. Besotes y a estudiar y así entederás lo que te cuento

  4. Hice COU, asquerosa. No soy tan viejuno. A ver si me ganas con el spinning

  5. Paso de septiembre. Es amarillo, hace calor y mi calle sigue oliendo a pis.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s