Prozac a toda vela

royal_caribbean_cruise_line_jobs_working_on_cruise_ship_adventure_of_the_seas-359x261Vuelvo definitivamente para contar una experiencia que marcará mi vida. Estoy completamente segura de que no podré olvidarla jamás. No sé si quiero hacerlo. Tampoco sé cómo me siento al respecto. Confusa, quizá. El caso es que me he ido de crucero, y ha sido muy fuerte.

Antes de nada, quiero dejar claro que ha sido un regalazo por parte de mi madre, y que me lo he pasado fenomenal. He ido al Caribe en pleno abril (mientras Madrid se congelaba, jo, jo, jo), y eso ya es un planazo. De todas formas, eso da igual, porque en ese barco tenías que ser feliz sí o también. Era una cosa tensísima.

20080522-sonrisa1La táctica que tiene esa empresa para que el cliente esté contento es eximirle de cualquier obligación de pensar. No era posible decirte nada a ti mismo. Si te tumbabas en la cubierta, aparecería el grupo de reggae a tu lado y un camarero ofreciéndote una piña colada; bueno, pues qué se le va a hacer. Si te ibas a dar una vuelta por dentro del barco (tenía absolutamente de todo), alguien te asaltaría ofreciéndote una rifa, o invitándote a un concurso, o a clases de salsa… Agotador todo.

Además, es que ahí no te encuentras a trabajadores tipo las encantadoras señoritas de El Corte Inglés, que a la mayoría les falta escupirte cuando les pides ayuda. Ahí todos son felices, y te vienen con una sonrisa, y se te presentan, y te dan tema de conversación, y… argh. Yo no podría trabajar ahí, lo reconozco, ¡no se puede fingir felicidad 24 horas al día! Sí, fingir, digo bien.

hefnerg150307_468x544El que se llevaba la palma era el director del barco, Casey. Casey era omnipresente. Por la mañana te decía por megafonía a qué hora tenías que volver al barco después de la excursión; cuando regresabas, te lo encontrabas presentando el concurso de la mejor pierna masculina del barco (verídico); por la noche aparecía en el teatro introduciendo un espectáculo; y cuando querías recuperar la cordura y te ibas a tu camarote a ver la tele, Casey en el canal interno haciendo un show de parejas. Aunque tengo que reconocer que no chocaba demasiado, porque el resto de programación consistía en la casa de las conejitas Playboy, la vida de Hugh Hefner, y el ránking de guapos de Hollywood… Como veréis, en el barco había un nivel de intelectualidad sumamente abrumador.

¿Y quién se prestará a esos concursos?, pensaréis. ¿Quién le da cuerda a Casey para que siga dando el coñazo? ¿Quién aplaude y grita cuando va a ver un espectáculo de 4 cincuentones de color enfundados en chaquetas de brillantina fucsia y versionando a The Temptations? (También verídico… y grotesco, podría añadir)  Pues los pasajeros, queridos, los pasajeros. Hay que estar muy bien preparado para ir a un crucero.

6a00d8341c873353ef00e551cb9be68834-800wi1Lo primero es la vestimenta. Durante el día puedes ir como te dé la gana, pero en el boletín te avisan de que hay dos noches que son de “gala”. ¡Y cómo se nos pusieron todos de guapos! ¡Qué tiaras! ¡Qué vestidos a lo merengue! ¡Qué brillos!…  Y todo porque la ocasión lo merecía, porque, no sólo iban a cenar al restaurante del barco -que tenía tres pisos y en la escalera tocaba una orquesta; el colmo, vamos-, sino que a la entrada de éste había un sonriente fotógrafo dispuesto a inmortalizarlos a todos con un fondo de puesta de sol, o con otro que fingía las escaleras ya mencionadas, o con el típico panel gris que usan los americanos para las fotos que luego cuelgan en la pared de la escalera. Maravilloso.

fuera-de-lugarUna vez te has camuflado entre ellos físicamente, hay que tener cuidado con el comportamiento. A juzgar por lo que vi, en un crucero no se valora que los camareros sirvan lo más discretamente posible, por ejemplo. De hecho, tus camareros -teníamos siempre los mismos- te llaman por tu nombre y no paran de ofrecerte cosas. Siempre sonriendo, claro. También pude comprobar que tienes que aplaudir y gritar mucho. Por todo. Siempre. Los camareros cantan para los huéspedes: ¡bravo! Acabamos de atracar en Aruba: ¡yuhu! Quedan donuts de chocolate: ¡toomaaa!

Y la cuestión es que te acabas haciendo. El último día ya no me quedaba ensimismada mirando las moquetas de colores -tan noventero todo-, ni me asustaba cuando veía a la gente tajada mojito en ristre, ni me impactaba que una pareja de americanos se hubiera casado en la capilla del barco (por última vez: sí, verídico). El último día yo iba con mi sonrisa de bobalicona en la cara y hablando con todo el mundo, y no por culpa de los mojitos, que aún soy menorp1000769 de 21 y no me dejaban pedir alcohol, sino porque de repente todo te parece normal.  Y entonces gritas, aplaudes, te arrepientes de no haber participado en el karaoke (lo hubiéramos clavado, lo sabéis), vas a clases de salsa, y te colocas en cualquier fila que veas, porque, total, “es gratis”… Y, no sé, eres más feliz. Al fin y al cabo las vacaciones son eso, ¿no?

Ahora, cuando me enteré de que los trabajadores iban a empezar exactamente la misma ruta el día que nosotros desembarcamos, estuve agradecida de volver a Madrid, donde los camareros son bordes, si cantas te gritan que te calles, y si te vas sola nadie se preocupará en llenarte ese vacío. Oh Madrid!

naufragio1

4 Respuestas a “Prozac a toda vela

  1. Muy bueno, gorda.

  2. Muy realista, aunque te ha faltado contar los tipazos que has visto

  3. Me abstengo. El recuerdo de tanta grasa junta es demasiado desagradable.

  4. Esta descripción hubiese estado aún mejor si hubieras incluido un enlace a un video del yutú explicándo tú misma – y con muchos aspavientos- los vestidos de gala de las jóvenes en edad de merecer de la noche elegante.
    Mi madre en León usa lso mismos vestidos apra nuestra cena de huevos fritos de gala de todas las semanas santas, ya sabes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s