¡Pst!… ¡Que no son tontos!

Hobbes sostenía la teoría del estado natural, según la cual -a grandes rasgos, que nadie me haga ahora una tesis- todos nacemos en las mismas condiciones. Se puede estar de acuerdo o no con esto, pero hay algo que nadie duda: todos, absolutamente todos, nacemos imbéciles.

tierno.jpg“¿Por qué? Yo no pienso eso. Yo no soy imbécil.” Muy bien. ¿Entonces por qué tratas a los bebés como tal? Yo es que no me lo explico si no. Yo considero que existe la creencia popular de que los bebés nacen estúpidos y la etapa que trancurre hasta que empiezan a asimilar conocimientos hay que aprovecharla al máximo. ¿Cómo? Poniéndote a “su nivel” y haciendo estupideces que jamás le harías a alguien con capacidad para decirte: “¿Pero te quieres callar?” -¿Lo pilláis?… ¡Uh! Qué aguda soy a veces; si es que tengo un arte para hilar…-

A lo que íbamos. Parece ser que hay una fuerza superior a nosotros que nos obliga a comportarnos como payasos cada vez que vemos a un niño incapaz de defenderse. Si vas en el metro aburrida y entra alguien con un carrito y un bebé serio, te puede alegrar o amargar el día: si le sacas la lengua y se ríe, eres una crack y seguro que triunfarás como madre, pero si el niño llora o se queda igual, te deprimes (“¡Ya ni los niños me quieren!”). 

serio.jpgVamos a ver, es obvio que no siempre les harás gracia. Es como si tú tienes un mal día por lo que sea -porque te has hecho pis encima y vas incómoda con el pañal, ponte-, pues lo último que te apetece es que un señor desconocido saque la lengua y emita sonidos guturales. Yo también lloraría de impotencia y me retorcería en la sillita. Es que si os dais cuenta, están completamente acorralados los pobres. Yo, si veo un humorista que no me hace ninguna gracia, cambio de canal y punto. Ellos tienen que aguantar el tipo y, probablemente, soportar también el reproche de su madre: “Ay… ¿qué te pasa hoy? ¿Por qué no eres simpático con este amable señor?” A mí me gusta pensar que están diciendo para sí mismos: “Pues porque es un espectáculo grotesco, madre.” 

Sí, es que a mí me encanta imaginarme a los bebés como adultos encerrados en un cuerpo regordete y comestible achuchable; y en vez de creer que son todos idiotas, distingo entre los inteligentes y los bobalicones, los simpáticos y los bordes. Si un bebé se ríe por todo, es tontito el pobre; no es lo mismo partirte con una carantoña graciosa o con las cosquillas, que con un gordo que se pone bizco. No. Y los que lloran y se retuercen me hacen pensar que tendrán mala leche de mayores, aunque sigo sosteniendo que a veces está más que justificado.

Pero los bebés que merecen todo mi respeto, sin ningún tipo de duda, son los que te observan, dejan que termines de humillarte públicamente, y entonces te rematan echándote una mirada de indiferencia de arriba a abajo y siguen con lo suyo. He ahí alguien que me caería bien una vez pasada la edad del pavo.

guille.jpg

Anuncios

10 Respuestas a “¡Pst!… ¡Que no son tontos!

  1. Uy, yo no comparto en todo tu teoría… de bebe era muy simpática, yo creo que era demasiado politiamente correcta… no creo que me riera de todo pero siempre tenía una sonrisa amable>>>>>

    Y mírame ahora… a veces hasta yo misma querría llevar puesto un bozal, será que regalé tantas sonrisas de pequeña, que se me agotaron!!

    Aunque la verdad es que los bebes siempre consiguen sacar lo mejor de mi!!

    Tú debías ser un bebé adorable… o no?

    Besos

  2. Qué tierna ella… Perdona, pero si naces dulce, mueres dulce.

    Yo era un bebé rechoncho donde los haya y creo que sólo reía y comía. Qué felicidad…

  3. Yo siempre me pregunto lo mismo. Me parece muy inquietante, y sinceramente hasta ahora no me habia encontrado a nadie con la misma observacion. Esta claro que si te encuentras a un bebe y le preguntas que que tal está o que hará mañana no te va a contestar. Se te quedará mirando, echará una carcajada o pasará de ti mientras continua en sus misteriosos quehaceres. Pero nunca he entendido porque hay que tratarlos como estúpidos. Que no es lo mismo que tratarlo como un bebe. De hecho hay una gran diferencia.

  4. Blanche!!

    New blog:

    http://llorameunrio.wordpress.com

    Participa en el concurso de microcuentos.

    Besetes! Santi

  5. Yo siempre he creido que los pobretes tienen que estar hartisimos de la gente… que los dejen tranquilos!!! JAjaaja!!!

    Guapa, muchisimas gracias por acordarte de mi y felicitarme, eres un solete!!!

    Besosss

  6. me he reído bastante con el post xdd
    yo a los bebés jamás les hablo con esa voz de “ay… pero quién es el más guapoooo?” porque realmente los bebés no hablan pero si pudiesen contestar menudas cosas soltarían oyendo ese tono de voz insoportable.
    por otra parte, reconozco que saco la lengua a los bebés en el metro, pero no espero su reacción sino que miro a otro lado y rápidamente les miro, les saco la lengua y vuelvo a hacerme la distraída… se quedan loquísimos.
    te acuerdas de “mira quién habla”? a eso me recordó tu post

    besetee

  7. Comparto tus ideas de las diferencias entre los bebés, pero no que el carácter del novel marque el carácter del futuro adulto. Me encantan los bebés que te dejan humillarte y siguen a su bola… Yo era de esos jajaja. Ahora intento sonreír cortésmente.

  8. Me ha molado el post, yo soy una adorabebes. En los restaurantes y en el metro, siempre al acecho.

  9. Pues yo he salido así porque cuando era un bebé era feo, raquítico y cabezón y nadie me hacia carantoñas 😦

    Soy tu Ex Yang. Te enlazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s