Pequeñas pero matonas.

Cada X meses los periódicos publican una lista de los principales temores de la población. Problemas gravísimos como el terrorismo o el cambio climático preocupan a la mayoría de los españoles; pero por más que busco, nunca veo que nadie comparta mi mayor temor cada vez que salgo a la calle: las viejecitas.

ridiculo.jpgDicen que con los años se pierde la vergüenza, de ahí que las madres sean especialistas en sacarte los colores delante de tus amigas y/o el chico que te gusta, y que los padres suelan montar buenos pollos allá donde van. Pero las abuelitas van más allá: su mentalidad es algo así como “Si he llegado hasta aquí es porque lo merezco: apartaos todos, que voy”. Y ojo, me he dado cuenta de que he escrito siempre en femenino, porque, aunque los señores mayores también pueden ser de armas tomar, yo he llegado a la firme conclusión de que las señoras mayores de más de 70 años forman parte de una especie completamente aparte. Dicha especie tiene prácticas que excluyen al resto de los mortales.

Me explico. No sé en qué momento de la vida deciden que no tienen que hacer colas, que eso es cosa de “gente joven” (“pringados” creo yo que es lo que realmente piensan). Por eso, ya puedes estar comprando una simple barra de pan o esperando en Urgencias con la oreja colgando, que cualquier señora que se proponga pasar antes que tú lo hará. ¡Vamos que si lo hará! Su táctica es simple pero efectiva, muy estudiada: llegan, miran el panorama, se colocan en algún lateral, y con cara de despistadas van avanzando posiciones, hasta que llegan al mostrador y se meten al primer grito de “¡Siguiente!” que oigan. Por lo general, la gente que estaba antes mira alrededor con cara de chula, en plan “¿Qué se habrá creído ésta?”, pero allí no dice nada nhabla ni el Tato, porque las consecuencias pueden ser terribles. Recuerdo que la única vez que me atreví a enfrentarme a una de ellas -tenía prisa aquél día y no lo medité bien- la susodicha se puso a pegar gritos quejándose de la mala educación de la juventud. Claro, ¡a ver quién era el guapo que le decía que lo de saltarse la cola no estaba en los manuales de protocolo precisamente!

senorona.jpgSon listas, estos seres de metro y medio de aspecto angelical, y saben que su condición física les exige moverse en grupo, agarradas las unas a las otras de los brazos, ofreciendo un aspecto de falsa fragilidad. En ocasiones, los grupos aumentan -véase la salida de misa o del teatro- y llegan a formar una marabunta que puede llegar a parar el tráfico. Yo esto lo veo cada domingo a las 2 de la tarde, cuando todas las señoras del barrio salen juntas a la vez de la iglesia, se cogen de los brazos, y comienzan la procesión hacia sus casas. Al parecer todas están en la misma dirección -y si alguna no la tiene ahí, disimula para no quedarse out-, así que se encaminan al mismo paso de cebra, a saber el de la calle Padre Damián con la Plaza de los Sagrados Corazones. Esto es una advertencia: jamás paséis con el coche por ahí un domingo a mediodía, porque puedes estar tus 20 minutos esperando a cruzar el mismo semáforo. ¿Por qué? Pues porque ellas no tienen miedo a nada y son una piña, así que, una vez las primeras han saltado a la calzada, hasta que no cruce la última ahí no pasa ni el Papamóvil; y teniendo en cuenta que la velocidad media a la que se mueve el grupo es indirectamente proporcional a la de los semáforos, si tienen que incumplir las normas viales, las inclumplen.

image3.jpgNo creo que a estas alturas nadie se haya sorprendido leyendo esto, pero probablemente la mayoría siga engañado acerca de un aspecto relacionado con el tema aquí tratado; me refiero a un mito extendido: “mi abuela no es así”. ¡Ja! ¡Y un cuerno! Lo que pasa es que ellas saben lo que les conviene y lo que no, así que, de cara a la famiila, son las abuelitas perfectas, que te hacen tartas y te dicen lo corta que vas o lo poco que te abriga ese jersey… Pero un buen día estás en el supermercado y te das cuenta de que ese pelo rizado que avanza posiciones pertenece a tu querida abuela, y claro, haces lo que cualquier hijo de vecino: miras al de atrás dándote golpes en la cara y resoplando… Total, como tú eres la pringada del final y tu abuela ya está pagando, jamás sabrá que has renegado de ella.

Anuncios

5 Respuestas a “Pequeñas pero matonas.

  1. Respaldo esta tésis doctoral sobre el morro que se gasta la 3ª edad…
    Todavía sale a relucir en todas las reuniones familiares la mega-colada que se marcó mi abuelita una vez en el monasterio de El Escorial en una Semana Santa en que estaba todo petado-petado… Ella sola se pilló las entradas para otros 13… Aún nos preguntamos como pudo hacerlo pero ¡lo hizo!

  2. Menuda mente inquieta tienes. La verdad es que no puedo estar más de acuerdo contigo. Las viejecitas son un auténtico peligro y enfrentarse a ellas es algo sólo esperable de los más valientes.

    Yo las he visto colarse en la cola del autobús con una destreza y agilidad que envidiaría cualquier atleta de velocidad.

    Sin embargo, sólo hay una cosa más peligrosa que las viejecitas en las colas de los transportes públicos u otros establecimientos, y son las viejecitas en el spa. Esto lo sé por un responsable de departamento que un día se sintió acobardado al verse rodeado por un grupo de mujeres mayores en traje de baño. 😀

    Si ves que una se pone chula y te empieza a insultar y faltar al respeto no dudes en darle un corte y si luego se queja, siempre le puedes recordar aquella frase de: “El viejo malhabláo, hace al niño desvergonzáo” 😉

    Un besote

  3. Me ha encantado, gorda!! Y lo mejor es que no puede ser más cierto!

  4. Como lo lean tus abuelas van a montar un pollo, y no a ti precisamente. OK Mackey

  5. Muy fuerte lo de las señoras, auqnue he de decir que yo de mayor seré una de esas viejecitas con morro. .. lo llevo en la sandgre, lo reconozco.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s