La torpeza viene de serie.

Soy una persona torpe. Mea culpa. Yo ya lo sabía, pero me hace gracia que la gente, aunque me conozca desde hace bastante, siga sorprendiéndose de las cosas que hago.

pins_left_bar.jpgMi torpeza es bastante visible. A mí me encantaría ser la típica chica que entrase en una discoteca y la gente comentara “oh, mira cómo se mueve, qué confianza en sí misma”; de esas que cuando anda por la calle la gente piensa “esta chica… mola”. Bueno, vale, la explicación es absurda, pero seguro que alguna vez habéis visto a alguien así, alguien que os haga giraros y pensar que os gustaría pareceros en algo. Bueno, pues yo, definitivamente, no puedo ser así. Independientemente de lo que alguien piense de mi aspecto físico, nadie podría decir que soy guay al entrar en una discoteca, porque en seguida me pillaré la mano con la puerta o me tropezaré con el de delante. Es tan inevitable como que cada veinte metros aproximadamente algún tobillo me falle o un adoquín salido encuentre mi pie.

leerhombro.jpgPara ir a la facultad tengo que coger el cercanías y hacer un transbordo en Atocha. Más que pesado, a mí me parece difícil. Veréis: ya a partir de octubre, empieza a hacer fresco por las mañanas, así que hay que ponerse una cazadora. Qué tontería, diréis; pues no, porque en cuanto entras en la estación de tren se convierte en un verdadero problema: ahí hace calor. Yo, personalmente, prefiero no quitarme la chaqueta hasta que ya haya pasado el billete de tren, porque si tengo que desvestirme mientras saco la cartera, no sé qué pasaría. Cuando consigo quitármela, tengo que cargar con ella en la mano, lo cual hace que vaya enganchándose a mis cascos del iPod o se caiga al suelo cuando quiera coger la carpeta (lo de tener dos cosas en la mano es de nivel avanzado…). El momento de hacer el transbordo en Atocha es bastante tenso, porque además de la carpeta y el abrigo llevo un libro, y encima abierto por la página que estoy leyendo. Todo esto se me acumula y me exige una capacidad de concentración que anula la de moverme por espacios públicos con naturalidad: pisotones, codazos, caídas -en las que nadie me ayuda nunca– y demás movimientos que hacen que lleve un cerco vacío alrededor. Jamás ligaré en el tren.

Como ya he dicho antes, el hecho de estar en una discoteca no me transforma. Es más, se podría decir que el encontrarme en espacios llenos de gente saca la bestia que hay en mí. Debido a mi estatura, la cara de la mayoría de las chicas está en el mejor sitio para llevarse un codazo de recuerdo; aparte, los pies no me dan ninguna pena, mis tropiezos pueden terminar en una caída encima de algún inocente desgraciado, y si llevo una copa en la mano probablemente acabes mojado.

21.jpgComo habréis deducido, nunca he destacado demasiado en los deportes, y mis piernas plagadas de cicatrices pueden atestiguarlo. Pero bueno, eso no es muy raro; a mí lo que me fastidia de verdad son las pequeñas torpezas que me hacen ser tan pringada. Cosas como morderme cada vez que como un chicle, llevar las uñas fatal pintadas, no saber ponerme una camiseta a la primera -en los probadores, cuando tengo algún diseño que implique una manga algo especial, necesito ayuda-, no poder caminar en línea recta sin golpearme con algo, que se me caiga el tenedor de la mano mientras estoy comiendo, o incluso que el codo en el que apoyo mi cara se resbale misteriosamente por el borde de la mesa -momento de estirarme y disimular como puedo-… Ésas son la clase de tonterías por las que todo el mundo me dice que soy de las personas más torpes que conoce.

Mi padre me decía de pequeña que mi falta de coordinación se debe a mi altura. Esta teoría me ha parecido siempre válida, hasta que el otro día hice otra de mis geniales demostraciones en público (regar a un par de personas con Fanta), y volvió el debate sobre lo torpe que soy; desembocando en una afirmación que me dijo uno de los participantes: “sí, bueno, eres torpe… pero te queda bien”. Mi primera reacción fue reírme, porque probablemente lo dijo para suavizar un poco la situación -previamente me había llamado tonta por el pequeño incidente-, pero luego me hizo pensar… Me estaba diciendo que es algo de serie, que viene con el pack. Al fin y al cabo, sigo siendo igual de torpe que siempre y llevo varios años con la misma altura.

Conclusión: soy torpe por naturaleza. Lo siento por los que me sufrís; de verdad. Yo soy más feliz desde que lo he asumido.

yupii.jpg

Anuncios

17 Respuestas a “La torpeza viene de serie.

  1. ¿Quién dijo que la torpeza no podía ser encantadora?
    ¿Y lo que te ríes…? Pos ya está…

  2. blanky…!!q definicion mas perfecta de tu torpeza…estaba delante del ordenador a carcajada limpia, esq es tan real…no te quejes q yo no me qdo corta y soy bastante mas peqña q tu…jajajaja…madre mia mi compi como mola!!!te quieroooooooooo

  3. “el aleteo de las alas de una mariposa se puede sentir al otro lado del mundo”
    Antiguo proverbio chino

    Realmente es cierto, yo tambien he vivido la situacion de chaqueta + carpeta + libro… Pánico me da quietarme la chaqueta en el metro cuando éste está medianamente llego, no se que catastrofe podria desencadenarse con ese simple gesto.

    Felicidades por el post.

    🙂

    salu2

  4. Dices: “… me encantaría ser la típica chica que entrase en una discoteca y la gente comentara ‘oh, mira cómo se mueve, qué confianza en sí misma’; de esas que cuando anda por la calle la gente piensa ‘esta chica mola’, … alguien que os haga giraros y pensar que os gustaría pareceros en algo”

    Bueno, no tengo el gusto de conocerte, pero estoy completamente seguro de que no necesitas parecerte a nadie. De hecho, no hay nada más divertido como ser uno mismo. No hay dos personas iguales, ¿sabías?. Y una de las cosas que te hacen más “guay” es, probablemente, tu pila de “defectos”, como los llamas.

    Insisto, no te conozco, pero tienes toda la pinta de ser una chica la mar de divertida y alegre, capaz de arrancar una sonrisa y despertar ternura a la vez. ¿De veras quieres cambiar eso?.

    Bueno, y por hacer equilibrios circenses para quitarte la chaquete ni te preocupes. Seguro que más accidentes han sufrido algunos por torcer la mirada pa verte 😉

    Un saludo y feliz semana.

  5. Muy bueno. Y ahondando en el tema, y después de profundos periodos de reflexión, creo que tengo la respuesta a esta característica tuya: es genético, se hereda por vía materna y sólo afecta a las mujeres

  6. No puedo estra más de acuerdo con tu conciencia. En casa somos así y además nos gusta!

  7. COMMUTER: ¡Bienvenido al blog!
    Sip, la verdad es que me río bastante, y si te acostumbras a tenerme alrededor no soy tan difícil de soportar…

    MARTITA: Compi!!!!!!! pronto volveré a tropezarme contigo… prepárate para el puente!!

    NACHO M.: ¡Bienvenido a ti también! Jaja muchas gracias… Sí, ese proverbio me puede ir bastante bien; sólo que yo hago temblar la Tierra! Nos leemos 🙂

    HACKETT: ¡¡Me ha encantado tu comentario!! ¡De verdad!¡ Qué tierno!
    Bueno, yo ya he aceptado no ser la chica “guay” de la discoteca, pero eso me quita de en medio a los chicos que se aman a sí mismos, ¿no?

    PADRE (mi conciencia, para quien no lo sepa): Es más que probable que lo haya heredado por medio de tu querida esposa, y, tanto ella, como Ana y yo te agradecemos tu infinita paciencia cuando nos tropezamos y tiramos todo mientras tú representas a la familia en el deporte patrio…

    MANA: Es divertido ver cómo rebotas de un lado del pasillo al otro…

  8. @Blanca

    Aún no te has dado cuenta de que eres esa chica “guay” que camina con paso firme por la discoteca. La seguridad te la da el actuar sin preocuparte por lo que la gente pueda pensar de ti. Te la da el ser natural; el ser tú misma.

    El día que dejé de preocuparme por la imagen que los demás podían tener de mí y me acepté (y quise) tal y como soy, comencé a caminar con seguridad. Quería estar más bueno que Beckham y no podía ser ^_^, pero me dí cuenta de que tenías otras muchas cualidades.

    La vida no es sencilla (la de nadie lo es), pero lo más importante para mí es que me alegro de ser quien y como soy. Y no, no me cambiaría por nadie en el mundo. 🙂

    Un saludo.

    Sonando: “Cry” de Rihanna

  9. Disculpa, se me coló una S de más. Quise decir: “pero me dí cuenta de que tenía otras muchas cualidades”.

    Un saludo.

  10. Bienvenida al club!!.

    Yo creo que esos pequeños defectitos son los que hacen a una persona ser especial. Yo, si te consuela, también soy muy patosito y cuando llevo muchas cosas encima siempre se me van cayendo al suelo, jeje. A veces incluso se me resbala el vaso de cubata de las manos en la discoteca, porque estoy pesando en otras cosas, jeje.

    Mis amigos suelen decirme que tengo manos de mantequilla, jajaja

    Besitos niña!!

  11. Torpe… ya… Seguro que esa “torpeza” provoca cientos de giros de cabeza allá por donde va.. 😀

  12. A mi me tiraste el otro dia ron en el pantalon.

    No pense que fueras encantadora pero te lo perdone.

    Lo que no te perdono es lo de esta tarde, voy a estar sola en esa fiesta y no conozco a nadie 😦

  13. Que crack Blanki…en el fondo..molas!

  14. A mi el otro dia se me enganchó la bata en una camilla, si te sirve de consuelo… jajaja

  15. y bueno niña, a conformarse con lo que le ha tocado a cada uno en esta vida, que le vamos a hacer es asi nomas.-.

    Algunos sufrimos de torpesa mental, eso ya es mas complicado, porque los tropiesos duelen mas.-.

    veo que ha dejado la vida de vaga y se ha puesto a escribir y que tan bonito le sale, y no se me ponga vaga otra ves, que despues no tenemos que leer.-.

    un abrazo niña y que le sea leve el reconocerse torpe, hay peores cosas que eso.-.

  16. No sé cuando habrás escrito este comentario, pero te he encontrado por internet buscando una foto y me ha llamado mucho la atención tu forma de explicarte y a la vez como has contado una de las cosas que parece ser un defecto en este mundo. Sinceramente, me ha hecho muchísima gracia, en mayor parte porque me he sentido en algunas cosas un poco identificada, yo no soy muy alta, normalita vamos a decir, pero me he sentido identificada en muchas cosas, yo tb suelo ser bastante torpe, pero me es algo que como forma parte de mí pues siempre me lo tomo con cierto optimismo, siempre me sale una sonrisa que no puedo disimular, alomejor pensarás que te da igual pero con esto quiero decirte que no pasa nada x tener esa torpeza, es más será algo que te caracterice y que siempre te pueden recordar x eso, y el chico que te dijo eso , llevaba toda la razón del mundo ¿ por qué sentirte mal ? es penoso pensar que todo el mundo tenemos que ser correctos, no! lo que está muy bien visto es la espontaniedad y más de ese tipo, quiero decir que tu no lo buscas y alomejor puedes caer simpatica por eso,
    no estés frustada y sé tu, mola un wevo tener todas esas experiencias, siempre podrás tener un tema de conversación y reirte de él .

  17. Me siento totalmente identificado con esta entrada, los que tenemos la torpeza de seire no podemos hacer nada para evitarlo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s