La vuelta al cole

La vuelta al cole… Qué tiempos aquellos en los que, al llegar el primer día, la profe te ponía un trébol verde con tu nombre (mi colegio era el San Patricio, patrón de Irlanda) y te llevaba a la clase con tus amigos. Tenías que hacer figuras con plastilina -jamás me salieron bien-, repasar el borde de un dibujo con un punzón -algo impensable hoy en día; al fin y al cabo es un arma blanca, ¿no?- y colorear un paisaje con la técnica de los puntitos -simplemente absurdo-.

En el comedor, los infelices que nos quedábamos, teníamos que comernos todo; incluidos los rollitos de mantequilla, algo que mi hermana y yo jamás entenderemos. En el patio, la arena era el manjar más exquisito -hoy en día es todo cemento; una gran pérdida-, y los columpios y el tobogán, que quitarían a los pocos años, unas armas mortales -todos nos hemos llevado alguna leche del columpio o nos hemos dejado la cara en el tobogán-.

Todas las tardes a las 5, “los niños de mamá” (los que no íbamos en ruta) esperábamos pacientes a que llegara la persona que nos recogiera. Era el momento en el que Juan Carlos, el conserje de toda la vida, nos llamaba por un micrófono desde las escaleras de la entrada. Este hombre es toda una institución en el San Patricio por su increíble memoria; yo sigo diciendo que debería haber ido a “¿Qué apostamos?”. La habilidad de este hombrecillo era ver la cara de una persona una vez y durante medio minuto, entre un montón de madres más, escuchar el nombre que le gritara, y no olvidarse jamás ni de esa cara, ni del niño que reclamaba. De verdad que mi tía vino un día a por mi hermana y a por mí, y al volver a los 3 o 4 años supo perfectamente a quién venía a buscar.

Después de eso la tarde se pasaba volando entre tele, merienda y juegos… Qué tiempos… Aunque mis tardes no han cambiado excesivamente, la verdad -mi conciencia (mi padre) me regañará por poner esto-.

Esta barrila sentimentaloide… ¿a qué viene? Pues bien, queridos míos, me estoy poniendo melancólica porque mañana empiezo segundo de carrera. Mañana es la vuelta a la uni.  ¿Que si me apetece? No. Nada. Sinceramente.

Es cierto que hay gente a la que me apetece ver, que el plan de desayunar en nuestra cafetería, tumbarnos en el césped y reírnos de los profesores al fondo del aula nunca es aburrido… Pero la vuelta también incluye la rutina, el tener que estudiar otra vez (cuando acabo de terminar los exámenes de septiembre), el tener que ir cada mañana a una hora de mi casa…

Pensar en eso me deprime bastante. Pero bueno, pondré buena cara, me vestiré mis mejores galas universitarias… y ficharé a los nuevos de primero. 🙂 Eso siempre ayuda.

24-mayo-004.jpg

El 17 de marzo es San Patricio, y nosotros hacíamos el día de los disfraces. A ver si sabéis quién soy yo.

Anuncios

7 Respuestas a “La vuelta al cole

  1. Segundo de carrera… ¡qué jovencilla!. Por un momento me has hecho recordar mi época universitaria. 😀

    Bueno, sólo puedo decir que el tiempo que uno pasa en la universidad es, probablemente, una de las mejores etapas en la vida. En la mía lo fue, sin embargo, soy de los que piensan que cada etapa es siempre mejor que la anterior, y que siempre nos esperan cosas mejores.

    Disfruta al máximo de cada momento de tu época universitaria, y cuando pase el tiempo la recordarás con una sonrisa, pero no descuides el estudio porque tu futuro profesional queda marcado por lo que hagas ahora. Algunas empresas sólo llaman para entrevista a los alumnos con mejor currículum, créeme.

    Un saludo y ánimo mañana 😀

  2. Piensa que algunos vamos a trabajar (cosa que te puedo asegurar que es mucho peor) de clase siempre de podrás escaquear ahora delo curro…. en fin, yo suelo coger esa depresión todos los lunes a mitad de semana se me pasa, supongo que a tí a mitad de curso. Una depresión al año no hace daño, jajajaj. Bueno, mucha suerte amiga y ya sabes, al toro por los cuernossss

  3. Tu conciencia te señala 4 puntos:
    1 Efectivamente sigues sin dar palo al agua.
    2 Se perfectamente quién eres en la foto, pero no pienso desvelarlo.
    3 El tal Hackett4life tiene la cabeza bien amueblada y dice verdades como puños.
    4 Y última: no abuses de los signos de puntuación al escribir, a veces dificultan la lectura y casi siempre entorpecen la fluidez de la narración

  4. Eres mu pesao, padre.

  5. No es difícil identificarte en la foto (¿a la sombra de Batman?)
    Destaca la profesora, cuyas pintas delatan como perfecta británica (o irlandesa, que sería lo suyo en este caso).

    Nota: He procurado ser todo lo correcto posible dada la supervisión ejercida sobre este blog y sus comentarios 🙂

  6. Eres… la de la derecha del todo de abajo!!! ¿Si? ¿He acertado? Jajajaa!!! Aunque no se de que vas disfrazada!!! XDD

    Aysss!!! Yo quiero volver a la uni, la echo mucho de menos!!! Al principio da pereza la vuelta al cole, pero luego… enseguida se le coge el gustillo!!! Ya veras como lo pasas genial.

    Un besoteee

  7. blanca soy paloma!! jaja muy bueno lo de juan carlos!! la verdd sq sii eh??es un crack!!! cada vez q paso x el san patricio de serrano m entra una melancolia… 1bsoo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s