Infiel

Estuviste toda la noche pasando de mí. Ya no sabía si hacer malabarismos con los hielos, volteretas laterales o qué para que me hicieras algo de caso. Mis amigas me decían que te olvidara, que si no me daba cuenta de que no tenía nada que hacer. Yo sabía que tenían razón, pero me parecía imposible dejar de observarte; todo era tan familiar… Tus gestos, tu sonrisa, tu forma de caminar, de ignorarme… Parecía que llevase toda una vida a tu lado, incluso la manera de besar a tu novia me era conocida; podía imaginarme perfectamente –recordarme- en su lugar.

No te creas que no me di cuenta, ¿eh? Un par de veces me miraste de reojo. La primera vez me emocioné, incluso pensé en acercarme a saludarte, pero cuando tus ojos se posaron brevemente sobre mí por segunda vez, supe descifrarlos: tenías pánico. Pánico a que se descubriera lo que había habido entre nosotros, a que te montara una “escenita”, como las llamas tú. Deberías haberte quedado tranquilo, no soy tonta; sé lo que hay.

A medida que pasaba la noche, mi estado de ánimo cambió. Al principio sólo me dolía que pensaras que yo fuera capaz de perjudicarte, pero el hecho de verte con esa no me molestaba demasiado. Ya te lo he dicho, no soy tonta. El caso es que poco a poco me fui encendiendo, me puse nerviosa. No me gusta que me ignoren, y tus amigos y tú sois unos artistas. Lo cierto es que se me fue un poco la cabeza…

Esta mañana te he visto a lo lejos, salías del hospital. Parecías preocupado y he pensado que podría cruzar a consolarte, pero me he dado cuenta de que no te gustaría. Sé que piensas que miento, que no me tropecé por culpa de las copas que llevaba encima, que la tiré por las escaleras de la discoteca a propósito.

Sé que sólo me queda esperar…

 

blankyy2.jpg

Anuncios

10 Respuestas a “Infiel

  1. Querida amiga:

    Ya lo dice Antonio Orozco en su lema de Cadizfornia, “Cuando hay que esperar, se espera” Esa es una de las grandezas de ese sentimiento al que de forma erronea llamamos a amor, al que más bien debíamos llamar agilipoyamiento generalizado. Pero tranquila, las cosas pasan porque algo mucho mucho mejor nos espera a la vuelta de la esquina, nunca dudes, eso ue es la mayor de las verdades que podemos conocer. (Dios mío vaya tocho que te he soltado jajaja)

  2. WALTER: No es ningún tocho, es una verdad como un templo. Tienes toda la razón…

    Aunque he de dejar claro que esto es mentira, he puesto mi foto prque salgo con cara perverza, pero no soy ninguna psicópata que tire a tías por ahí… aunque me gustaría darle su merecido a más de una XD

  3. Joder, qué fuerte el final. Jajaja, me ha molado!

  4. Buen relato y muy buen final, lo que si por mas que sea “mentira”, siempre se esconden propias intenciones en lo que uno escribe, jajjaja
    un abrazo…. javier

  5. Inevitablemente, ese triángulo acabará como en “Atracción fatal”….

    Aunque bueno, tradicionalmente el rol de ignorar os corresponde a vosotras… ¡y siempre entramos al trapo!

  6. Si vale la pena… se espera. Pero en este caso, este chico no lo merece.

    Lo mejor, creo yo, seguir tu vida y que pase lo que tenga que pasar.

    Un besazooo

  7. Gracias por dar a conocer tu vena psicópata. Cuando vayas pedo, no nos acercaremos a las escaleras, no te apures.
    *Un relato espléndido.
    Un beso.

  8. Mesiélepresidant

    Oh, la la, la femme fatale…

  9. Joder, sencillamente me ha encantado….!!

  10. Jejejeje me ha gustado mucho, sobre todo el… inesperado final.

    Parece que algo tendrá que ver con la realidad (menos el final, esperemos).

    Un besote.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s