Recuerdos

-Me aburro, ya no quiero jugar más a las Barbies.

-Pero yo tengo que hacer deberes, gorda.

Cerré la puerta con cuidado y volví a mi cuarto a ponerme la bata roja con cuadros escoceses en los puños; me daba mucho calor, pero me la habían regalado por cumplir siete años y me hacía ilusión llevarla a todas horas. Recogí las muñecas y me senté en la cama. Quería ir al colegio, ahí estaba con mis amigas. Vagueé por la casa sin saber qué hacer, y terminé donde siempre: delante de tu puerta.

-Juega conmigo a algo, Ana.

-Venga, vamos a tu habitación a ver qué puedes hacer; que ya te he dicho que tengo deberes para mañana.

Me cogiste de la mano pacientemente y me acompañaste hasta el otro lado del pasillo.

-Piensa, ¿qué es lo que más te gusta hacer?

-Escribir.

-¿Escribir? ¿Escribir qué?

-No sé. Escribir.

-Pues venga-, dijiste mientras colocabas bien la tela rosa en mi silla de madera para que estuviera cómoda. -Toma: papel y lápiz. Cuando estés aburrida, haz lo que más te guste siempre.-

Me diste un beso de los tuyos y me cerraste la puerta. Yo me quedé mirando el gato que colgaba de la lámpara; lo había hecho el año anterior en plástica y ya estaba a punto de perder el cascabel del cuello. No sabía qué iba a poner en aquella hoja, pero me puse a garabatearla, a plasmar en ella todo lo que se me iba ocurriendo; sin intentar imitar las letras perfectas de mis cuadernillos de caligrafía Rubio. En poco tiempo, había llenado unos tres folios.

No sé qué escribí. No sé si algún día lo volvió a leer alguien o si lo tiré a la basura esa misma noche. Sólo sé que al terminar miré mis hoja llenas de letras ilegibles y me sentí satisfecha. Era verdad, ya no estaba aburrida, me moría por seguir escribiendo. Antes de coger otro cuaderno del cajón, me levanté y volví a tu cuarto; tú estabas haciendo algo de mayores sentada en el escritorio. Sin darte tiempo a decir nada, me acerqué y te di un beso de los míos, de esos que te hacen cosquillas en la cara…

-Gracias.

————————————————————————————————————————

A lo mejor no me acuerdo de lo que comí ayer o de qué va la película que vi el martes. Pero hay recuerdos que parecen insignificantes y que no se me borrarán de la memoria en la vida. Sobre todo si apareces tú en ellos.

 Te quiero.

Anuncios

18 Respuestas a “Recuerdos

  1. Eso es muy bonito. Y pudo ser determinante para tu futuro, ese que ahora estás comenzando a sembrar.
    Un beso.

  2. Las hermanas mayores somos una especie digna de honores.
    Qué cosa más bonita de post :`)

  3. JAVI: Y qué bonito tu comentario. muchas gracias 🙂

    ANA: Ya lo sé, sois mis heroínas. tú no eres mi hermana, pero sabes que te admiro igual, so…

  4. Es verdad… las cosas importantes nunca se olvidan!

    Un besazooo

  5. Hasta las cosas que nosotros pensamos que son insignificantes, pueden convertirse momentos importantisimos en la vida..

    Por cierto, ya sabemos de donde viene tu vena literaria, jejeje

    Besitos!!

  6. COOLGIRL y CADIZFORNIA: Es que a mí me vienen muchas veces recuerdos qe pienso “¿por qué me acuerdo PRECISAMENTE de eso?” no sé… Me imagino que algo importante habrá en ellos… desde luego en este recuerdo lo hay 🙂

  7. pero que niñas más monas!!!!!!

    entiendo perfectamente el querer jugar y que tu hermano( en mi caso) mayor no pueda jugar contigo porque como tu dices ( y me ha encantado) él tenía que hace cosas de mayores.

    yo tengo memoria de pez, y olvido un montón de cosas, curiosamente recuerdo las insignificantes, pero si las recuerdo será porque tendrían mucho + significado del que pensaba, del que pensábamos.

    Un besito blanca!!

  8. Joder Blanca… qué cosa más linda!
    Yo también tengo una hermana mayor =] es lo mejor, aunque a veces no lo apreciemos es una ayuda enorme…
    Un besote, guapa, y sigue así, me encanta tu blog.

  9. me encanta cuando relatas cosas con los ojos de una niña pequeña
    además siempre que eliges describir algo es la cosa más insignificante pero más bonita que hay: un detalle de la ropa, un pliegue del asiento de la silla

    beseteee

  10. Me encanta, me encanta, me encanta!

    Yo a ti sí que te quiero, gorda.

  11. q bonito Blanca!

    Cada palabra refleja admiración, cariño y sobre todo mucho pero q mucho amor!!!
    (Si yo fuera tu hermana este relato tendría como recompensa un enrmeeee achuchón!!!!)
    Bsitossss

  12. NA: ya me lo he llevado 🙂

  13. ACTUALIZAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA

  14. TENGO QUE ESTUDIARRRR

  15. menuda excusa 😛

  16. Se me han quedado los ojos empañados al leer esto…menos mal que si los mantienes abiertos se reabsorbe y no m ha visto nadie. Me siernto orgullosa de tener la misma sangre. Un besazo.
    Te quiero muchiiiiiiiisimo espero que lo sepas.

  17. Jo prima qué ilusión ver esto!!!!
    Obviamente sé que me quieres, y obviamente tú sabes que yo a ti!!!!! Respecto a lo de estar orgullosa… bueno… quién no lo iba a estar de alguien que salva bichillos desvalidos y se parece Phoebe… un beso!!! te quierooo

  18. Qué fácil es ser feliz cuando eres un niño. Basta un peluche, un dibujo o una hoja de papel en blanco: la cosa más insignificante se convierte en ese momento en lo más importante para nosotros y, a veces, son juguetes improvisados que recordamos con cariño y una sonrisilla años después. Muy bonito tu post. Besitos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s