El jersey azul

Hoy se despertó de golpe y en seguida se sintió algo desconcertada. No estaba de mal humor, como de cosumbre; lucía una sonrisa bobalicona en la cara. Al ir a incoporarse vio algo azul que se mezclaba con las sábanas, de un tirón sacó aquello: ¡era el jersey! Lo habría dejado como regalo, o para que le recordase… No hacía falta, se dijo, y se acercó la prenda a la cara, para ver si aún conservaba su olor.

Al cabo de un minuto se dio cuenta de que olía bien, pero demasiado familiar… Olía a su casa. A su ropa. Lo miró de nuevo: ése era su jersey de punto de toda la vida. Miró alrededor buscando algo más y, sientiéndose frustrada, se levantó de la cama de un salto y se puso la bata encima del pijama de cuadros viejo…

Mientras iba hacia el baño se preguntó si sería muy normal que confundiese tan a menudo los sueños con la realidad.

Anuncios

5 Respuestas a “El jersey azul

  1. ¡Vaya! Te deja el sabor dulce del sueño y la parte amarga de la desilusión.
    Un beso.

  2. A veces la diferencia entre el mundo onírico y la realidad es tan sublime que no podemos apreciarla… o es que estamos seguros de que esto no es sólo un sueño?

    Felicidades, me gusta la manera de dejar tus sensaciones fluir a través de los relatos…

    Besos

  3. Muy chulo…
    A veces queremos que los sueños sean realidad…

    Un besazooo

  4. a veces es normal confundirlos…
    Un beso

  5. Me encanta. Simplemente perfecto, gorda.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s