La lluvia es peligrosa

jordicarbo1.jpg Hoy ha llovido (mucho) en Madrid. Odio la lluvia. Sé que es muy necesaria en nuestro país y por tanto es egoísta por mi parte decir eso, pero no puedo evitar maldecir a Jordi Carbó, meteorólogo de ¡Anda Ya! (los 40), cada vez que le oigo decir desde la ducha que va a llover -tengo que la fantástica costumbre de dejar mi cuarto cual cueva mientras me arreglo, es decir, no abro las persianas hasta que me voy-.

prevision-dia5.jpg

Pero bueno, como tampoco soy tonta, suelo enterarme de cuándo va a llover antes de decidir minucias como qué calzado ponerme o si puedo alisarme el pelo. Para eso ni siquiera tengo que escuchar en la radio el parte del tiempo ni ver en la tele los mapas con dibujitos, basta con comer con mi abuela que me da la información completa. Cuando ya la tengo, puedo defenderme de las pulmonías y los peinados afro, pero de lo que nunca podremos defendernos es de los paraguas.

paraguas3.jpg

Martes por la mañana, sabes que va a llover y metes tu paraguas plegable (gran invento) en el bolso. Al salir a la calle no cae una sola gota de agua, así que echas a andar con la carpeta en una mano y cambiando las canciones del mp3 con la otra. De pronto ves que el suelo se está llenando de puntitos oscuros, pero tú pasas: no quieres parecer la típica histérica que saca el paraguas a la mínima. Al cabo de tres minutos la pantalla del mp3 está calada, tus apuntes chorreando y no digamos cómo debe de estar tu cara si llevas algo de maquillaje. Miras alrededor y ves que no sólo las señoras mayores lo han desplegado ya, así que decides meter en un bolsillo el aparato y sacar el paraguas. Mientras intentas no ser atropellada, quitas con los dientes la cuerdecita que sujeta las varillas -alguna estará rota, seguro– y tratas de abrir el paraguas sin pillarte los dedos y sin matar a nadie en el intento.

Ahora viene lo mejor: caminar por la calle en un día de lluvia requiere estar más concentrado que en cualquier examen. Tus integridad física depende de ello, así que tú verás cómo te lo montas para atravesar todos los obstáculos que te irás encontrando a lo Grand Prix.

andrews.jpg

Nunca faltarán las señoras bajitas que llevan el paraguas con mucha alegría mientras hablan con su acompañante; éstas son los peores, porque es que aunque les digas algo no pararán de moverlo amenazadoramente delante de tu cara. ¿Es que no se dan cuenta de que no pueden hacer aspavientos con un artilugio puntiagudo en la mano? De todas maneras, si hay espacio en la acera, es fácil evitar ser herida: sales a la calzada y las adelantas; pero claro, cuidado con no ser regada por los coches que pasan por los riachuelos.

Yo por ejemplo tengo más dificultad en esquivar a los señores que, muy educadamente, levantan el paraguas para que pase a su lado sin que tenga que moverme… El problema está en que no se dan cuenta de que ellos miden 1.60 y yo bastante más. Ahí ya se produce una lucha de poder: yo, al ver que no paso ni de coña, levanto el mío aún más -nunca se me ha ocurrido decir nada-, y ellos, basándose en actuar como caballeros, se ponen de puntillas intentando superarlo. El resultado es que acabo perdiendo yo, que bajo mi paraguas y paso agachada; son bajitos, pero también matones.

paraguas.jpg

Pero no siempre tiene que haber conflictos: si no hay mucha gente en la calle podemos mover los paraguas hacia el lado contrario que el de enfrente; cuando esto pasa no puedo evitar sonreír al comprobar la coordinación que se puede llegar a tener con un desconocido. Tampoco  suele haber problemas cuando hay un cúmulo de gente caminando por una acera relativamente estrecha. En estos casos todo el mundo camina como si eso fuera la comitiva de un funeral. Sea la hora que sea, el primero de la acera, el que dirige al grupo, adoptará un paso leeeeeeento, como influido por la dificultad de los coches para conducir con el pavimento mojado. Y los problemas no se producen por la sencilla razón de que nadie intenta adelantar: todo el mundo sabe que eso sería un suicidio.

En fin, que a veces me da la sensación de que debería existir una licencia para llevar paraguas, porque hay cada peligro suelto… Sin embargo, a pesar de presenciar escenas de verdadera tensión, me quedo con una que he visto hoy volviendo a casa: un señor de unos 60 años iba caminando despacio pero alegre, mirando con una sonrisa los almendros que están floreciendo en mi calle; y, como ya no llovía, llevaba el paraguas -el típico enorme- colgado del brazo, dándole ritmo. Me ha parecido una imagen muy bonita, muy primaveral, pero me han dado ganas de decirle al señor que pusiera menos énfasis en su paseo, porque a cada zancada que daba, la punta del paraguas salía despedida hasta alcanzar una posición de 90º, y quieras que no, tengo cierto cariño a mis piernas… Pero al acercarme más me he dado cuenta de que con el sombrero y la gabardina que llevaba, en realidad miraba la farola de al lado y por dentro cantaba I’m singing in the rain.

singing1.jpg

Anuncios

10 Respuestas a “La lluvia es peligrosa

  1. Para mí lo peor es la combinación lluvia-viento. Hace ya mucho que perdí la cuenta de los paraguas que se me han roto por culpa de una corriente de aire. Por eso casi siempre evito abrirlos, si no es completamente imprescindible… y entonces acabo con las gafas empapadas, que es algo que fastidia una barbaridad, pero qué le voy a hacer…

  2. Oohhh! Qué chulo el final!!!

    La verdad es que los días así son para estar en casita, viendo pelis… a qué si??? Yo he llegado calada hasta las rodillas al trabajo!!! ¿Por qué no inventan algo para que los vaqueros no chupen el agua para arriba??? Jajaja!!!

    Un besoteee

  3. Doc JB: jaja, tienes razón, pero no podía alargar más el post… Cuando tienes que andar a marchas forzadas y sujetas el paraguas aunque te sigas empapando es cuando piensas QUIERO ESTAR EN LA CAMA

    A COOL GIRL: bien pensado! Deberíamos proponérselo a Levis!! Sip, si por lo menos hubiera tormenta tines más anécodtas que contar jaj, pero un día triste y soso como hoy… pfff, depresión

  4. jajajajajaja

    No podrías descrubirlo mejor!

    Yo tampoco levanto las persianas hasta que no me marcho, y la decisión de planchar el pelo o no también me resulta de suma importancia 😉

    Lo de no abrir el paraguas por las primeras gotas, porque eso sólo lo hacen las mujeres mayores también lo hago yo!!! ( me ha encantado ese trozo!!!)

    La verdad que por aquí llueve poco, y cuando lo hace suele ir acompañado como bien dicen por aquí arriba, de un “simpático” viento, por lo que el paraguas plegable se dobla hacia arriba, tu te mojas, y el grupito de quinceañeros que pasan por tu lado se te descojonan…

    Bonito y “fresco” post el de hoy
    Un besito!

  5. Yo suelo llevar las Converse y todos sabemos que si, son muy bonitas pero se mojan con tan solo mirarlas y enseguida tienes el pie helado.

    Luego estas zapatillas se caracterizan por no tener mucho agarre y claro no pido llevar unas zapatillas con la suela hecha del material de los neumaticos de Fernando Alonso, pero es que cada paso que doy es un riesgo a resbalarme y caerme al suelo, jeje.

    Por cierto, como odio cuando el agua sube por el pantalón y llega hasta casi la rodilla. Me uno a la petición a Levi´s.

  6. Jaja, como te lo pasas. No me extraña que te guisten tus piernas, es de lo mejorcito que tienes (por detras de contar con amiga como moi).

  7. A mi tampoco me gusta mucho la lluvia, si llueve estando en casa, en el sofa, con la mantita, que llueva todo lo que quiea pero teniendo que ir a clase… entiendo todo lo que dices. ESta mañana me tiré un cuarto de hora buscando el dichoso paraguas y luego no lo he sacado en todo el día del bolso…que llueva que es necesario

  8. Uff yo tb suelo llevar las convers cada dos por tres y cuando llueve es un suplicio por no hablar de los vaqueros q a mi casi todos los q tengo me arrastran y aunque no me arrastren mucho, el filito siempre toca el suelo y claro succionan agua xD y al final por alguna razón inexplicable el agua acaba subiendo hasta la altura de la rodilla casi. Odio cuando hay q ir a la facultad y está lloviendo, como si no fuera bastante cargar con el bolso, carpeta llena de apuntes, mp3… sino q además añadele un paraguas, y aún peor si el paraguas lo llevas metido en el bolso y a medio camino lo tienes q sacar sin q se te caiga nada de lo q llevas en las manos. Un horror!!!

    Yo apoyo la moción de licencia para llevar a paraguas a determinadas personas q se creen q van solas por la calle cuando llueve o su paragua es el más molón y tienen q demostrarlo rozandose con los q se le cruzan o metiendote una varilla por el ojo (pa q lo veas de cerca xD)

  9. Yo soy de los que llevan esos pantalones que arrastran y que a cada paso me los piso, y es lo peor, enseguida empieza a subir el agua y acabo chopado!. Y eso que voy en coche a la universidad, me imagino ir en bus y me da algo.

    Yo los días de lluvia si no tengo que ir obligado a clase porque tengo que exponer o algo de eso, casi siempre me suelo quedar en casa calentito viendo llover, que es donde mejor se está.

    Besitos!!

  10. siempre siempre siempre quise hablar de lo que me jode que llueva porque la gente con el paraguas se aplatana
    también los que tienen paraguas quieren ir por los portales para no mojarse y los que vamos a cuerpo nos echan fuera del tejadillo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s