Gente poderosa II

El otro día hablé del poder que tenían las peluqueras (o peluqueros, que no vamos a ser sexistas a estas alturas, Dios me libre) sobre nuestras vidas. Espero que no creyerais que son las únicas, que ahí se acaba la cosa, que tenemos pleno control sobre nuestra vida en lo que no se refiera a pelos. Espero que no fuerais tan inocentes porque es obvio que no es así.uni.jpg

Sin ir más lejos, los que seáis estudiantes tan solo tenéis que retroceder unas pocas semanas y pensar quiénes tenían un poder infinito sobre vuestros exámenes, e incluso sobre vuestras carreras, en aquellos días de estrés, lamentaciones por el tiempo perdido y recopilación de apuntes. Justo, ahí está: los de reprografía.

Montones de estudiantes se apiñan alrededor de los mostradores de reprografía a pocas horas de su examen para fotocopiar “esa parte que me falta” o para recoger lo que dejó el profesor el primer día de clase (“a ver si sigue”); es en esos momentos cuando pienso “¿qué pasa si ahora deciden hacer huelga?” o “si les caes mal y deciden traspapelar todos tus apuntes de, yo qué sé, literatura, ¿qué?, ¿eh?, ¿qué haces?”. Ya sabéis: pensadlo bien antes de no saludarles en el cercanías o a la entrada de la facultad, nunca se sabe…

  -5 de la mañana. Paseo de la Castellana. Llueve. Los tacones te matan. Cada uno puede poner el sitio y la indumentaria que quiera, pero seguro que la situación os suena mucho y que la persona que la controlará será siempre la misma: un taxista.

En las noches en las que no podemos tirar de amigo/a que no beba (preferiblemente) y nos lleve a las tantas a casa, el grado de resaca/cansancio del día siguiente es directamente proporcional a los minutos que tardes en encontrar un taxi. Llega un momento en el que ves una luz verde y el corazón se te acelera, los ojos te brillan y te pones a gritar y dar saltitos de alegría; a partir de ese flechazo pueden pasar varias cosas: a) los que acaban de llegar, pero se han puesto medio metro delante de ti, lo cogen mientras te miran con una sonrisa en la cara de “pringadilla…”; b) el conductor te mira, pero decide no parar; c) el taxista para, pero decide que tu casa no le pilla de camino; d) estúpida, es un semáforo.  “¿Y la e), en la que te recogen?”, os preguntaréis. Sí, amigos míos, acaba pasando (o no) pero hay un 90% de posibilidades de que antes os pase alguna de estas opciones. Opciones que, por otro lado, tienen sus reacciones perfectamente justificadas: a) saltas a la carretera detrás del taxi y sueltas improperios a los viles usurpadores; b) levantas el puño, saltas a la carretera detrás del taxi y te dedicas a soltar improperios hasta que desaparece la luz verde; c) lo persigues enganchándote como puedes mientras tenga bajada la ventanilla, cuando la suba o pegue un acelerón recuperas el equilibrio, te quitas los zapatos (es opcional tirarle uno) y chillas improperios; d) te vas a otra parada de taxi donde nadie te haya visto hacer el idiota y te sueltas improperios a ti misma….

Cuando consigas montarte en uno untitled-03.jpgque te lleve a casa, te puedes encontrar con taxistas silenciosos (bordes o amables) o habladores. A su vez, de los habladores podemos distinguir dos variantes: simpáticos o plastas. -Lo de simpáticos también depende bastante de la cantidad de alcohol que lleves en sangre, pero eso es otra historia.- Los taxistas plastas son una especie a erradicar en el mundo, te hablan de su vida (por lo general hijas que le recuerdan a ti), que acabas encontrando entretenida; chillan y despotrican sobre todos los conductores que se encuentren; o, lo que es peor, quieren saber muchos datos sobre tu vida personal. Pero bueno, no nos vamos a poner estupendas a estas alturas: estás en casa-empapada, muerta de frío, ronca y posiblemente sin un zapato, pero en casa al fin y al cabo- sana y salva.

    esperando.jpg                   En mi infinita sapiencia, he supuesto que, estando taaaan interesados  como   estáis en mi vida, os preguntaréis “y esta anormal, ¿por qué no se coge el coche?”. Muy bien, os lo voy a contar: otras personas que tienen demasiado poder sobre mi vida (y que me empieza a parecer preocupante) son los examinadores del carnet de conducir. Hoy he vuelto a suspender el maldito práctico, y como os imaginaréis podría estar aquí horas escribiendo sobre ellos, pero he llegado a la conclusión de que ni siquiera se merecen un sitio en mi blog. 

Coche

Por ahora miraré el coche así.

Anuncios

7 Respuestas a “Gente poderosa II

  1. Tienes toda la razón no se merecen un hueco en tu blog. Que cabrones!!!, porque te han suspendido??.

    Los examinadores del carnet de conducir deben de ser primos hermanos de los profesores de universidad porque tienen la misma función en la vida, joder a los pobres jóvenes.

    Pues si te cuento lo que me paso a mi un dia con los taxistas te mueres de la risa. Estaba lloviendo, levanté la mano para que parara y en lugar de eso aceleró, pilló un charco y me mojó entero. Si es que mi odio al transporte público está totalmente justificado, xDD

  2. Blanca a por todas que tú puedes… aún podemos recuperar el control y tener el poder!!!!

    MUaks

  3. Jajajaja, espero que tengas razón SANDRA y recuperemos el poder…

    Pobre CADIZFORNIA, todo mojado… Típico de las pelis. Pues me han suspendido por pisar (que no PASAR por) una línea continua. Me he dado cuenta de que no podía pasar y eh retificado, pero la he tocado así que…. fuera. He durado un minuto en el coche aljajkdkajñklqjeoqñieq+. Los odio…

  4. Recuerda: hay cosas que tienen que pasarte para que puedas escribir sobre ellas. Si hubieras aprobado a la primera seria un coñazo, en cambio ahora podras contar cantidad de anecdotas (una por cada suspenso) y seras (aun) más divertida e interesante. El que no se consuela es porque no quiere.

    Un beso y recuerda que en el asiento de copiloto te puedes retocar el maquillaje sin miedo a acabar con el parachoques en la calzada 😉

  5. Es cierto lo de las anécdotas. Al final podré escribir un libro. Qué pesadilla… Te imaginas? 200 páginas de autoescueleros y mi incapacidad para arrancar durante las primeras 30 clases…

    En lo del asiento del copiloto tienes razón, pero de todas maneras, no me importa esperar a los semáforos en rojo para retocarme…XD

  6. Si si como en las pelis, solo que cuando pasa en las peliculas yo me parto el culo, y cuando me pasó a mi no me hizo ninguna gracia jajaja.

    Solo por eso te han suspendido??, vaya putada!!. Han sido muy estrictos no??. Tranquila, a la proxima apruebas fijo!!.

    Ánimo!!!

  7. Jajaja, un comentario graciosísimo, que tremendo. Gracias por amenizar la tarde.
    Excepto la opción d), me han pasado todas las demás en busca de un taxi.
    Reprografía… Qué recuerdos. Creo que con lo que me dejé en enero se han comprado el Porsche.
    Un beso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s